lunes, 29 de marzo de 2010

Plegaria


(foto Carver)


La plegaria de la noche más oscura y fría
en la que nos dio la luz de la vida,
lágrimas de fuego ensartadas
en ensangrentadas mejillas
dolorosamente sentidas
en la humilde alma de su vida.

Dio todo su ser al alba de su partida,
amó hasta el final
con el dolor del Padre que todo lo cuida,
hasta la misma tierra lloró de amargura
la culpable atrocidad de nuestra locura.

Abrió sus manos a nuestras vidas,
nos iluminó por dentro
para que supiéramos de la verdadera vida,
derramó todas las palabras de su verbo
en una sencilla plegaria
bajo las tibias hojas del contemplado olivo
y asió con fuerza su amor
para descenderlo hasta nuestras vidas.

Su última mirada
fue clavada en la cima
de una tosca montaña
y sus manos abiertas
por el desgarrado sufrimiento
de vernos perdidos entre tanta locura.

Nos dio su vida y su perdón,
su sufrimiento y su oración,
su espíritu y su saber,
nos guió hacia él y nos abrazo,
y nos habló desde el infinito
para que le conociéramos a Él.

Contemplamos ahora su hazaña
y abrazamos su plegaría,
su camino nos muestra la vida
y sus palabras son testigo de tolerancia.

Siempre te amaré
y elevaré mi plegaría
para que tu perdón
a todos nos ame.

tu Espíritu descienda
sobre nuestras verdes praderas
y cultive en nosotros
la vida verdadera..
Amor de Padre,
amor de Hijo,
amor en Espíritu
que siempre nos llega,
nos ama,
nos reconforta
y nos guía
entre tantas almas
que ciegas apenas ven tu pradera.

Ven Señor Dios y Padre
y perdona nuestra torpeza,
nuestra crueldad,
nuestra innobleza
y falta de piedad y amor,
porque somos tus hijos
y queremos seguirte por siempre
en tu bella pradera.

Puerta de la vida
que lucirá por siempre
entregada a nuestra existencia.

5 comentarios:

madroca dijo...

Una oración sentida y muy bién adaptada en estas fechas donde todos respiramos estos días de celebraciones,
Un saludo

Olga i Carles dijo...

Una oración preciosa.
Muy fuerte y cicatrizante.
Ella desvela el velo de la incertidumbre.


Gracias.

Lucía dijo...

Bella plegaria que sale de un alma bella.

Con tu permiso, no creo que te importe, me guardo desde:
" Ven Señor Dios y Padre..."

Me parece una hermosa oración, y, aunque sean tus palabras, tu sentimiento,las tomo prestadas y me las llevo a ese lugar que yo sólo sé:)

Un beso enorme Carver, querido amigo.

Carver dijo...

Gracias Lucía, mis plegarias son tuyas..., puedes tomarlas porque de Él vienen.

un abrazo

Dana dijo...

¡Qué bonita oración!
perdona nuestra torpeza

Yo, un día, añadí: ...Tú nunca nos dejes, descalza nuestro orgullo, míranos con compasión, traspasa nuestros miedos, rencores y miserias, nuestras vidas desoladas y estériles...

Un beso.