sábado, 20 de marzo de 2010

Blanco estéril


Blanco estéril,
asombra su aparente futilidad,
sombras que se desvanecen
asombra su afectada inutilidad,
la nada
es la no búsqueda del ser
el Todo está ahí
en la cara vista de las manos
expuestas libres sin arar.

Entregada mi alma
ya nada me puede
ni la sombra oscura
ni el abismo de la nada,
rehuyo de la nada,
recluyo mi ser en el Todo,
en la soledad compartida
de las almas puras,
almas que deambulan,
que cierran sus ojos para orar
y abren su corazón al más allá.

Sin la nada
brotará la primavera perenne
que nada debe ocultar,
mostrar al Todo
 la faz inequívoca de la vida,
sin nada, sin la nada.

Contemplar al Alma de almas
acoger con calor
la fría noche que nos alberga
y ahuyentar sin más el mal
a la oscura imperfección,
a la nula nada que objeta el todo ser,
la faz de la paz del amor sin más,
del amar sin más.

Plegaría solitaria como el nacer,
plegaria en soledad sin olvidar,
plegaría de almas
que renuevan cada instante de vida,
de las vidas
que nada alcanzan sin amar,
plegaría sin más.


3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

"Sin la nada
brotará la primavera perenne
que nada debe ocultar,
mostrar al Todo"

Hola Carver, La nada no está, la primavera estará por siempre en nuestros corazones cuando rebosen de amor.

Lindo y reflexivo poema.

Un beso Carver. Me fascinó tu música.

Catalina Zentner dijo...

La inutilidad de la belleza, de lo intangible, del extraño y sobrecogedor diálogo con el silencio...

Abrazos,

Lucía dijo...

La plegaría, siempre es en la soledad del alma, sin más.

Un beso enorme,Carver.