martes, 24 de marzo de 2009

La Palabra


Que el alba se recree en la memoria del aire

Que la noche se cincele de luz plateada celeste

Que los pájaros recreen sus tímidas miradas

Que los olivos bendigan su savia con inciensos

Que los días llamen a nuestras puertas sin aldabas

Que las escrituras sean palabra de lo verdadero

Que los hombres entren de nuevo en el sueño eterno

Que las sabanas dejen de cubrir nuestros cuerpos

Que las manzanas destellen sus lugares ancestros

Que los ángeles entonen sus plegarias al viento

Que las iglesias reciban luces de cristal pleno

Que las campanas anochezcan los instintos posesivos

Que el nuevo horizonte se meza entre olivos

Que la nueva ciudad florezca de entre lagunas del cielo

Que finiquiten para la eternidad las hambrunas de lo incierto

Que la palabra se vuelva verbo y el verbo renazca de nuevo

Que los cielos se cubran de incienso y florezcan los versos

Que todas las madrugadas sean eternas en amor e inmensas en sosiego

Que la paz deambule a diestro y siniestro

Que el nuevo hombre nazca de entre nosotros para ser nuestro carro de fuego

Que los miedos fenezcan para dar paso al sentimiento

Que todas las cosas dejen de ser cosas y sean mariposas

Que el corazón del hombre despierte de su letargo al mundo sin cielo

Que la caridad sea ayudada para que los niños sean nuestros mejores anhelos

Que todo lo que quieras que sea, sea, sin más, sin ningún otro pretexto.

Si es Tu palabra, sea como es que ES, será, como será que ES.

Que el amor sea con todos los hombres de buena voluntad y de buen corazón.



3 comentarios:

mj dijo...

Su palabra nos da vida...todo aquello que necesitamos, no hay más...
Muy hermoso Carver
Abrazos
mj

sedemiuqse dijo...

que tu meta sea el amor.
Será lo que tú quieras que sea.
Nunca se dejara de SER.
besos y amor
je

Flor dijo...

Me quedo entre los olivos y los inciensos.

Abrazos.