domingo, 8 de febrero de 2009

Desvarios nocturnos

No sé si aun me queda algo en lo que aguardar tu amor en libertad, en serenidad. En la penumbra de mis ojos te entreveo, futuro por venir y por dejar, sin embargo ya casi me voy, de todo, del todo a la nada, de casi todo estoy ya lejos, de amistad y amor no enredo mas, de las palabras se deslucen nada mas nacer, de todo y nada me voy yendo cada vez mas, necesito volar, como tú en tus sueños, volar lejos de lo que me ciñe a la vida, volar lejos de lo que me encierra en vida, necesito libertad, y sino, morir en paz.
Necesito despertar del largo caminar en letargo, en ese largo y sinuoso desliz que la vida hace que cometas y que pagues duramente durante el resto de tus días, de ese desliz que sientes en que se ha convertido la vida que te rodea y nada es de lo tu recuerdas haber querido soñar. Y ya nada queda, nada, ya casi nada me ata a la vida, me voy yendo como el viejo camino, hacia su lugar de descanso donde comenzó todo y donde se cubrirá de tiempos nuevos, en cenizas pululando alrededor de nuevos tiempos, de nuevos personajes vestidos de realidad cotidiana, de nuevas burbujas que resbalan en la vorágine de lo incierto, y sin embargo nunca se darán cuenta de ello hasta que consuman su tiempo y vean a su alrededor bailar lo que les ha quedado vivir, lo que ya nada podrán dejar sin romperlo todo, y sin ser valientes y volarlo todo en mil pedazos para saltar y salir de allí, ¿ser egoístas sin mas, es lo único que nos queda si de verdad queremos volver a empezar?.
Ser egoístas, que maldad, ¿verdad? Quien sabe lo que de la vida nos queda y de lo que la vida nos enseña, la vida que nos ha tocado viajar, con las personas que vivimos. Con los seres que compartimos, con todas nuestras locuras, con nuestros estudiados movimientos de sinvidas incompletos, pensados y deseados, pero nunca consumados, porque la verdad es que nadie quiere marchar allá, es incierto, es ingenuo, es algo, pero nadie sabe que es, ¿?verdad?
Me gustaría poder volar, aunque fuera dentro de una jaula, dorada o no, piar o revolotear, ser brisa o mar, ser piedra o lugar, ser árbol o hierba, ser cielo o tierra, ser alma o vacío, ser gentil o desamparado.
Ser o no ser, como dijo aquel gentil inglés, si, el sabía muy bien todo esto, y así lo escribió, porque se percató de la importancia de saber que nada somos en realidad y que da lo mismo ser o no ser, sino tienes a quien amar.

4 comentarios:

sedemiuqse dijo...

dame tu mano y volemos.
Ven a mi cima...
a esa que el viejo loco me conto.
mi corazón esta sangrando alla en lo alto
y el río se llena de color purprua
ven, dame tu mano seremos, aire, viento,
árbol, piedra, el río purpura, la blanca nieve. Seremos la cima. Volvalmos a ser de nuevo el universo... Regresemos en esencia al espiritu creativo.

Besos y amor
je

mj dijo...

Quizás habría que empezar a preguntarse uno mismo ¿Quién soy yo? una pregunta interior que tarde o temprano encontramos...lo digo por eso del ser o no ser....
Un abrazo y hermoso post
mj

Carver dijo...

Que en las cimas sobrevuele únicamente felicidad y amistad.

un abrazo

Carver dijo...

Aunque la esencia del post no es esa y sé que tu lo sabes, también es cierta la segunda parte de quienes somos, pero eso si es realmente difícil saber ¿no?. ahí si es cierto que en el interior llevamos grabada esa identidad.

un abrazo