martes, 10 de febrero de 2009

10




El silencio a gritos del destino/ cierne sus garras/ con implacable realidad. El rumor del tiempo vivido/descarta que podamos volver atrás. La puerta del infinito/ nos descubre de nuevo su faz/ nos envuelve en el velo de la nada/ borrando cada rincón de amor vivido/ para hacernos danzar…

El olvido de nuestra culpa / impiedad no querida, ni vivida, / nos acerca/ más y más a la paz.

Buscaré tus pétalos de luz/por el camino de la oración/para que me guíen/ siempre por dentro/de tu voluntad.

Me siento al borde de mi existencia/ y miro hacia todo lugar.

Las palabras se me antojan como mi libertad. Sólo tengo que escribirlo para que todo parezca realidad, pero en silencio de la oscuridad/veo que es una realidad/ mi mundo, mi destino, allí están/ donde la luz y la vida/ son la más bella realidad.

El sufrimiento nos azota/ unas veces suave, otras con crueldad, / pero nosotros debemos saber del mundo en que amar.

Añoro un mundo nuevo/ donde no haya ni un ápice de maldad/y veo el nuestro y sólo siento soledad.

¿Cuándo vendrá el final? ¿Cuándo acabará el final? ¿Cuándo podrá de verdad el amar?

¿Cuándo el amor me hará mar?

Lágrimas vertidas de mi orilla al mar/ donde su inmensidad las desborda/ y las oculta de la luz del mal.

Lágrimas vertidas que algún día/ vendrán a mi despertar, me darán la mano/ y con su pequeña inmensidad/ infinitos de amor harán brotar.

Todo lo eres Tú, todo es tu Amar, todo está en Ti/hasta que decidas que todo puede acabar ya.

Hasta la eternidad/ donde mora el Amor y la verdad del Amar.


2 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Carver, siempre do dire transmites tanto al escribir...tanto... es divino... Gracias.
Besos y amor
je

Carver dijo...

Gracias Sede, por tu comentario.

besos